title

Covid-19: ¿Podrá la pandemia de coronavirus provocar una escasez de tecnología?

Aunque la situación de estabiliza en China, donde se encuentran importantes fábricas, el corte de suministros y la ausencia de nuevos proyectos amenaza a una industria lucrativa.

La pandemia de Covid-19, el coronavirus de origen chino, ha demostrado una vez más que el planeta está interconectado. Es un castillo de naipes. Un engranaje deslocalizado en el que si se rompe un eslabón la cadena se fractura. Aunque en China ha empezado a remitir los contagios y la situación se ha estabilizado, importantes fábricas de aparatos electrónicos que se encuentran repartidos en el país todavía no han logrado volver a la normalidad. El problema es que, ahora, es en el resto del mundo donde los casos de infectados se han disparados, obligando a algunos países como España, Italia o Francia a confinar a su población.

El problema reside en que China es el principal proveedor de tecnología y componentes electrónicos. Sin un final feliz que se vislumbre a corto plazo, gran parte de la inversión puede ir destinada a cubrir pérdidas. Aquellas empresas solventes que tengan un colchón podrán aguantar el envite, pero el azote del coronavirus en el sector es todavía impredecible. El país asiático es, desde hace años, el mayor comprador de «smartphones», un negocio lucrativo para muchas empresas, entre ellas, algunas originarias en China que han aprovechado la coyuntura para ofrecer productos de bajo coste y altas prestaciones que han conquistado numerosos mercados.

 
Volver a arrancar motores no es fácil. Quedan muchas semanas por delante para hacer frente a los pedidos de las principales empresas del sector de la tecnología. Y, por ahora, se desconoce el impacto económico que va a suponer este escenario. El mes de febrero va a ser una verdadera debacle financiera para marcas como Apple, que ha visto caer sus ventas en China hasta en un 60%, según estimaciones del gobierno local.


Un preocupante dato que ha arrastrado hasta niveles desconocidos a toda la industria: según datos de la Academia de Tecnología de Información y Comunicaciones de China (CAICT), los fabricantes de teléfonos móviles inteligentes vendieron unas 6,34 millones de unidades en este corto periodo en comparación con los 14 millones que se colocaron el pasado año. Es curioso que cuando las tiendas oficiales de Apple han decidido reabrir en China, los locales de otras regiones como España han tomado la decisión de cerrar temporalmente, con lo que se espera una caída en las ventas en los mercados occidentales. En cambio, las medidas de contención poblacional ha disparado, según diversos estudios, la venta de productos relacionados con el teletrabajo como ordenadores portátiles.

El gran temor en estos momentos es si la pandemia de coronavirus va a provocar una escasez de electrónica en todo el mundo a lo largo del año. Un año intenso en donde marcas sólidas tenían previsto hacer anuncios importantes en los próximos meses. Además, había dos citas deportivas previstas (la Eurocopa, suspendida hasta 2021, y los Juegos Olímpicos de Tokio) en las que generalmente hay una alta demanda de productos como los televisores.

Este 2020 tampoco se aprecia la calma para otro sector como el del ocio electrónico. Por el momento, todo apunta que se van a seguir los planes inalterados en los casos de Microsoft y Sony, que este curso deberán inaugurar la novena generación de consolas de sobremesa, la Xbox Series X y PlayStation 5, previstas para finales de año. ¿Llegarán a tiempo? ¿Se podrán fabricar en los próximos meses? Muchos enigmas por resolver, aunque ambas firmas han aprovechado para filtrar más detalles de sus máquinas. Diversos informes constatan que muchos trabajadores chinos todavía están asustados en la vuelta a sus puestos de trabajo de las fábricas a pesar de que la epidemia ha remitido.

Fuente extraida de "J.M. Sánchez"